viernes, 8 de noviembre de 2013

Capítulo 4: Noticias.

Capítulo 4: Noticias.
 
Cristina se despertó creyendo que todo había sido un sueño, pero cuando abrió las manos y un trozo de papel arrugado cayó al suelo; se convenció de que había sido real.

Anotó mentalmente el llamar a su mejor amiga para preguntarle por el estado de su madre.

Desdobló el papel, marcó el número de Dani, y llamó.

— ¿Diga? —Sintió que su corazón se iba a desbocar.

—Ho... Hola, Dani. —Se rascó la nuca, nerviosa.

— ¡Ah, Cris! —Algo le decía que estaba sonriendo.

—Quería preguntarte si hablaste con Magí. —Se mordió el labio, nerviosa.

—Ah, sí, eso... —Por un momento ella se asustó. —Le pareció genial, pero primero quiere escucharte. —Sonrió, algo más calmada.

—Oh, claro, ¿cuándo?

—En 20 minutos estaré en tu casa. —Colgó y ella se miró al espejo. Tenía los ojos algo rojos y el pelo muy despeinado, algo propio de alguien que acababa de levantarse.

— ¡Mamá! —Exclamó descendiendo por las escaleras.

— ¿Sí?

—En menos de veinte minutos me juego mi carrera profesional, necesito ropa limpia. —Subió cual rayo y se duchó. Le sobraron diez minutos que empleó para vestirse y demás (http://www.polyvore.com/verano_13/set?id=76460979&lid=2392244).

Sonó el timbre de la casa cuando ya estaba sentada en el sofá esperando. Se acercó a grandes zancadas y abrió la puerta. Ahí estaban dos rubios y no pudo evitar sonreír.



Dani estaba molesto porque Carlos se le había acoplado, por lo que en todo el trayecto en coche no le dirigió la palabra.

Un silencio incómodo se extendió por el coche, y Cris decidió romperlo.

—Em... ¿Carlos? —El nombrado la miró. —Me gustaría que me hicieses un favor. —Murmuró. —Ángela sigue en el hospital con su madre, y a ella le gusta mucho cómo cantas. ¿Podrías cantarle algo? —Sonrió y Cris se quedó sin respiración.

—Claro, cuando quieras. —Volvió a mirar al suelo y justo llegaron.

—Vamos. —Dani tomó a la chica de la mano justo antes de bajar de un salto. La condujo hasta la puerta, donde les esperaban Blas, Álvaro, David y Magí.

—Magí, Cristina. Cristina, Magí. —Se saludaron y entraron.

—Bien, pues te vamos a dar unas partituras y coge la que más te guste. Luego la grabarás y ya te diremos. —Escogió una al azar y se situó en la cabina. Cuando empezó la música y le tocó cantar les dejó deslumbrados.

Dani estuvo soñando toda la noche con que ella iba y le cantaba al oído, y se prometió a sí mismo que ese sueño se cumpliría.

— ¿Y bien? —Al terminar salió de la cabina y fue junto a ellos.

—Eres increíble. —Se escucharon varios suspiros de tranquilidad y todos la felicitaron.

— ¿Y si adaptamos alguna de vuestras canciones para que ella pueda cantar una parte? —Después de recibir solo respuestas afirmativas, el móvil de Cris vibró, dando a entender que le había llegado un mensaje. Lo leyó y casi se cayó.

—Oh, madre mía. —Murmuró. —Tengo que irme, es muy importante. —Les contó que lo que le ocurría a la madre de Ángela era que estaba embarazada y Dani accedió a acompañarla. —Gracias. —Murmuró cuando llegaron. Se dejó llevar por un impulso y besó su mejilla. Se sonrojó y entró corriendo en el hospital, preguntó por la madre de su mejor amiga y subió a la habitación, que estaba en la planta más alta.




¡Holis, aquí os dejo el siguiente!

Beeeeeeeeeeeeeeeeeesos^^

2 comentarios:

  1. oooooooooooooo porr favoooor me has dejado con toda la intriga ¿que le sucedió a la madre de Angela? espero que no este tan grave :$

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es algo bueno, tranquila. :)

      Beeeeeeeeeeesos^^

      Eliminar