viernes, 29 de noviembre de 2013

Capítulo 8: Ruptura.

Capítulo 8: Ruptura.
 
Se secó los restos de lágrimas e intentó sonreírles. No lo consiguió.

—Hola, Cris. —Murmuró Carlos con su dulce voz. — ¿Podemos pasar?

—Sí... —Se hizo a un lado y se tapó como pudo con una bata. —Si esto es por el concierto... Lo siento. —Su disculpa les impactó. —No sabía que iba a llevarme a allí. Y mucho menos
que intentaría besarme. Odio esto, de verdad.

—No fue tu culpa, Cris. —Dani le acarició una mano. Justo en ese momento sonó su teléfono. Se dio cuenta de que estaba en pijama, por lo que corrió al piso de arriba. Un rato después bajó, ya cambiada (http://www.polyvore.com/verano_04/set?id=80635674).



Vio el número y sintió el impulso de colgar, pero tal vez fuese importante.

— ¿Inma?

— ¿Cuándo pensabas decirme que me los estabas poniendo con la tía esa?

—Mmm... ¿Cuando te los pusiese? —Probó a adivinar. Eso solo la enfureció más.

—Eres un idiota, Dani. Esto se ha acabado.

—Inma... —Pero ella ya había colgado sin darle oportunidad de justificarse.

Volvió intentando aparentar que estaba bien, pero no lo consiguió.
-¿Qué te pasa? –Murmuró Carlos mirándole fijamente, sus ojos entrecerrados. Su rostro era
inescrutable, por lo que no pudo adivinar.
-Creo que… Estoy soltero. –Cris, que justo en ese instante estaba bajando las escaleras, se
quedó quieta, escuchando.
-¿¡Cómo!? –Blas casi se cayó de la impresión.
-Inma cree que estoy con Cris. –La nombrada siguió bajando hasta llegar al final de la
escalera.
-¿Me llamabais? –Murmuró con inocencia.
-No… -Dani tragó saliva al verla, estaba preciosa. Ella era hermosa, pero estaba
especialmente bella en ese momento. <<Igual se debe a que podemos salir por fin…>> pensó.
-¿Estás bien? –Se acercó y él retrocedió un paso. ¿Cómo iba a explicarle que su novia le
había dejado porque creía que ellos eran novios en secreto? Ella se sentiría igual o más
culpable…
-Sí, gracias. –Suspiró y miró a otro lado, sabiendo que la chica se sentía dolida por su
comportamiento, pero no podía evitarlo.
-Chicos… ¿Podríais dejarme sola? –Caminó hacia la cocina y preparó café. –A menos que
queráis desayunar conmigo. Y en este momento no soy una buena compañía. –Abrió una
puerta y sacó unas tazas de cerámica del armario.
-Para mí siempre eres una buena compañía. –Pensó Dani en voz alta.
-Em… -Tragó saliva, sin saber qué responder.
-Perdón, yo… -No sabía qué decir, la había fastidiado.
-Dani, necesito hablar contigo. –Carlos le cogió por el brazo y le arrastró hasta el salón, que ahora estaba vacío. –Voy a pelear por ella.
-No la quiero. –Dijo abruptamente, sorprendiendo al rubio y a la chica, que estaba espiando a escondidas.
-¿En serio? –Alzó una ceja, desconfiado.
-Jamás te mentiría, hermano.
-¡Se enfría el café! –Gritó Cris una vez ya había regresado a la cocina.
-¿Están bien? –Preguntó Blas.
-Están perfectamente. –Dijo, algo borde. –Perdón, yo…
-Lo entiendo. Tranquila. –Sonrió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario