sábado, 7 de diciembre de 2013

Capítulo 20: Premios.

Capítulo 20: Premios.

Cris abrió los ojos y se encontró con Dani, que la miraba con preocupación.
-¿Qué pasa? –Susurró.
-Tienes un poco de fiebre. –Le pasó un termómetro y se lo puso.
-No te merezco, ¿Sabes? –Sus labios estaban muy cerca de los de Dani, y que no acortase esa pequeña distancia estaba matándolos a ambos. –Te amo, blueheart.
-Es la primera vez que me llamas así. –Rió él, sorprendido. –Me gusta. –Le acarició una mejilla hasta que el termómetro pitó, cargándose el momento. Murmuró algo entre dientes que causó la risa de ella, pero se borró al ver que tenía casi treinta y nueve de fiebre.

Un par de días más tarde, Cris ya estaba curada, y esa noche tenían que ir a una entrega de premios, por lo que se metió en el baño de su habitación, dispuesta a ir perfecta esa noche.
Salió alrededor de media hora después ya lista
(http://www.polyvore.com/noche_de_fiesta_29/set?id=102967131) y su madre le dijo que Dani la recogería en diez minutos junto a los demás.
Y así fue, transcurrió el tiempo y ya estaban llamando a la puerta. La abrió y unos brazos cálidos la envolvieron, levantándola del suelo.
-¡Dani! –Rió, su mirada buscando la del chico mientras sus bocas iban al encuentro de la otra.
-Dime, preciosa.
-Nada, que te amo. –Se sonrojó y él le acarició las mejillas, depositándola con cuidado en el suelo. La acompañó hasta el coche, que resulta que era una limusina. -¿Y esto? –Fue a entrar, pero Dani se lo impidió. -¿Qué ocurre?
-Yo también te amo. –Le mordió el labio inferior y le abrió la puerta. Entraron, la cerró y Magí condujo hasta llegar a una especie de alfombra roja.
Al llegar, un montón de flashes de cámaras les cegaron, pero ellos avanzaron a través de la gente, posando y disfrutando del momento. Cris se alarmó al ver a Inma, la ex de Dani, mirándoles mientras se abrazaba a un chico. Miró inmediatamente a su novio, porque intuía que él la estaría mirando. No se equivocaba, les miraba, tenso.
-Escúchame. –Ella fingió una sonrisa mientras se apoyaba en el hombro del rubio para que su boca quedase cerca del oído de él con más facilidad. –Estás conmigo, Dani. Eres la razón de mi sonrisa. Ahora sonríele como si nada y mírame. –Él le hizo caso y ambos se perdieron en los ojos de los otros. Cris ni lo dudó un instante, rodeó su cuello con sus brazos y le plantó un beso que a ambos les dejó casi sin aire. Sus lenguas se encontraron y comenzaron un baile sin fin. Pero unos carraspeos les hicieron separarse y darse cuenta de que estaban en público. –Ups. –Se sonrojó, pero acabó riendo. Inma les miraba con una cara… Si las miradas matasen, ellos ya estarían bajo tierra.
-Cris, Dani, contadnos, ¿Cómo va vuestra relación? –Se acercaron a un periodista tomados de la mano y se sonrieron dulcemente.
-Va muy bien, él es lo mejor que me ha pasado. –Se escucharon unos cuantos “Aww”.
-¿Qué dices tú, Dani? –Apretó la mano de la chica levemente.
-Pues que ella es el motivo de que me levante todos los días con una sonrisa de enamorado.
-Muchas gracias, chicos. Espero que estéis juntos mucho tiempo más. –Se despidieron después de darle las gracias y fueron a reunirse con los chicos. Entraron en una especie de edificio, donde les indicaron en qué sitios tenían que sentarse. El tiempo pasó entre premios, besos, risas y sonrisas.
-Tengo que irme. –Le dio un rápido beso mientras se iba en dirección a los camerinos, donde la esperaba su madre con la ropa para la actuación.
Se cambió (http://www.polyvore.com/noche_de_fiesta_14/set?id=98589602) y la música empezó a sonar. Cogió un micrófono y salió al escenario, dispuesta a darlo todo. Esa noche nunca la olvidaría.

Dani se quedó embobado mirándola, cantaba como los Ángeles, y encima sabía moverse… Tenía que reconocer que ver a Inma le afectó, no la esperaba allí y aún no estaba listo para verla, aunque hubiesen pasado tantos meses. Sabía que era injusto por su parte, porque Cris se lo había dado todo y esa noche había ido allí con ella, pero no podía evitar recordar cada sonrisa compartida con su ex.
-Estás pensando en Inma. –Le dijo Álvaro, sin apartar la vista del escenario. –Cris tiene un límite, Dani. Todos lo tenemos. Y bastante con que afronte todo con una sonrisa en el rostro, pero no le hagas soportar esto también. –A ojos de los demás, él solo sonreía, puesto que hablaba entre dientes, pero en realidad estaba reprochándole como nunca.
Cuando la actuación terminó, ella dio las gracias, entregó el micrófono y volvió a su asiento.
-Lo has hecho genial. –Los chicos le apretaron el hombro amistosamente, pero Dani simplemente miraba fijamente al escenario, cosa que la preocupó.
-¿Y a ti qué te ha parecido? –Se esforzó por sonreír y él, esta vez, sí la miró.
-Me ha encantado. –Le dio un pequeño beso y la noche transcurrió.
Durante el trayecto a casa, no hablaban, un silencio incómodo se había instalado entre ellos, amargando la noche de la chica.
-Buenas noches. –Su voz sonaba seca y fría, pero ya le dio igual. Besó a Dani antes de meterse en su casa y cerrar la puerta en la cara del rubio, sin darle oportunidad de justificarse siquiera.
-Dani, tío, yo creo que tendrías que hacerle algo a Cris. Algo especial. –Le dijo Álvaro.
-Lo sé, ¿Pero el qué?
-Dedícale una canción. –Propuso Blas con un encogimiento de hombros.
-De acuerdo, voy al estudio.
-¿A estas horas? –Bostezó Carlos. –Estás de broma, ¿No? –Él negó. –Haz lo que quieras, macho.
-Venga, me voy. –Cuando llegó, eran casi las dos de la mañana, y no se encontraba de ánimos para nada, pero sabía que la causa lo merecía. Otros chicos que también padecían de insomnio esa noche, estaban allí, por lo que no estaría solo. Aunque eso daba igual.
Un golpe en la puerta de la sala hizo que pegase un bote.
-¿Ya te has acostado con ella? –Se burló Inma.
-¿Qué haces aquí? –Pero su ex simplemente se restregó contra él.
–Apuesto lo que sea a que conmigo lo pasabas mejor. –Le besó y él no se opuso. Es más, le siguió el beso.
La subió a una mesa y comenzó a besar su cuello, ansioso. Con ella todo era impulsos, mientras que con Cris era delicado, cosa que le encantaba. Solo era así con ella. Y entonces se acordó de esa chica que nublaba su mente y ocupaba sus sueños.
Se paralizó recordando su risa, sus "te amo" de la noche en que lo hicieron por primera vez.
Se apartó, recogió sus cosas y se fue del lugar sin decir nada, dejando atrás a una Inma con una sonrisa de satisfacción.
Lo que él no sabía, era que allí había una chica con el corazón destrozado mirándoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario